User Rating: 0 / 5

Vota este articulo.
Thank You for rating this article.

noche con magia

La de anoche, en el XI Festival Mundial de Salsa, Cali 2016, fue una de esas que está hecha de sorpresas, de alegrías y cargadas de gran intensidad emocional. Esas noches que uno desea que no terminen.

Cuando sonó la música para empezar la semifinal de todas las categorías y modalidades seleccionadas, empezó la fiesta para el no olvido.

Los concursantes derrochan belleza que se queda en la retina como una foto inolvidable. Dan giros espectaculares que ponen el alma en vilo, por la destreza, por la fuerza, por las ganas de agradar y conquistar el éxito.

Saltos que quitan el aliento: Chicos y chicas que en un instante,  emprenden vuelo como hermosas mariposas humanas, y  da la impresión de que se van del escenario.
Baile, sentimiento, pasión, fuerza, emoción contenida entre el público, y adrenalina, mucha adrenalina, entre los concursantes buscando, en los pocos minutos que deben estar ante el público y ante el jurado, una calificación que los lleve a ese mundo esquivo y caprichoso de la fama.

Luego, cómo no sentir que la piel tiembla viendo a esas mujeres y hombres,  llamados “de la vieja guardia”, añosas y dignas: ellas;  elegantes y caballeros, ellos. Pioneros del modo de bailar que hoy el mundo reconoce: el estilo caleño.

Ahí estaban en la tarima:  esplendidos, más bailadores que nunca, más entregados que ayer para que nos diéramos cuenta que siguen siendo los “muchachos del barrio”, los que causaban admiración en las mujeres y envidia a los hombres…los colonizadores de los bailaderos y la noche caleña, cuando se regresaba al amanecer sin temores, con el corazón en vilo por haber galanteado y tenido en los brazos a la mujer que dictaba esos pasos para enamorarla.

Ellas, también estaban ahí, tiernas, hermosas, madres o abuelas. Ellas las que desafiaron a los que siempre malinterpretan a la mujer con el alma en libertad pero que sobrepusieron sus amor por el baile a las envidas de siempre, a los murmuradores de turno a los celos  de todos los tiempos.

Fue hermoso verlos bailar. No tiene alzadas espectaculares, no se elevan por los aires en cabriolas de miedo, pero flotan sobre el piso. Cada movimiento es como una caricia sobre el escenario, giran suave, abrazan con ternura, miran a las parejas a los ojos, porque saben bailar, porque les gusta estar cerca de la mujer con la que danzan, porque se llevan de recuerdo el perfume de la mujer que acaban de abrazar, y sobre todo, porque saben aquello, que un día me dijera alguien” “las almas se confiesan bailando”.

Fue reconfortante ver, además, como la Secretaria de Cultura, Luz Adriana Betancur, acompañada de una delegada cubana, entregaron reconocimiento por sus méritos a los de la vieja guardia.

De pronto, nos sacó de esa conexión con el pasado,  el sonido de un violín. Un sonido, que conmovió al público en la Plaza, dio la vuelta por entre la gente, se elevó por los aires,  y apareció en las manos de uno de los mejores: Alfredo de la Fe.

Vestía una camisa más alegre que su violín, caminó por entre el público haciendo los gestos del que se sabe el mejor, tocando para agradar, haciendo sonar el violín a su amaño, y a cada nota, se lo arrimaba más al corazón, que es el que dicta las emociones de los momentos inolvidables.

Tocaba, y por momentos tomaba el micrófono y hablaba. Celebró a los bailarines caleños y le dijo que siguieran así, que el mundo sabía que eran los mejores. Invitó a sus amigos a la tarima, recordó sus andanzas por Juanchito, compartió el escenario con ellos, los de la vieja guardia de quienes dijo, “pavimentaron la vía de los que hoy van detrás. Esos muchachos y muchachas que están conquistando el mundo”.

Volvió a tocar…volvió a sonar ese violín que sabe de viajes por el mundo, que conoce de música y de alegrías. Invito a sus hermanos cubanos, de visita al Festival, a subir a la tarima,  y les dijo que esta tierra colombiana y caleña enamora. “yo vine a quedarme tres meses y me quedé siete años”.

Y siguió tocando, y la tarima se volvió una fiesta, una de esas que celebra la vida, una rumba que no debería de terminar, porque como lo dijo de La Fe: “donde hay música no hay barreras de ninguna clase”.

Pasó por mi lado un muchacho con su carga de tinto a la espalda.

Tinto…tinto, pregonaba. Yo  le dije, vaya…llénelo de ron y vuelva, porque esta noche es de magia.

Identificarse
x
o
Registrar
x

o

Aclaración

ACLARACIÓN: Mundialdesalsa.Com es un medio digital constituido para cubrir eventos de baile, enfocado en la Salsa, pero tambien en otros géneros, como el urbano, folclor, etc.

Mundialdesalsa.Com no es el organizador y/o gestor del Festival Mundial de Salsa de Cali, solo replicamos e informamos del acontecer del evento y lo cubrimos digitalmente con fotos y vídeos, no tenemos información oficial del evento, mas alla de las noticias aquí publicadas por boletines de prensa.

El Festival Mundial de Salsa de Cali, es gestionado por la Secretaria de Cultura de Cali, es un evento publico, y son ellos, la Secretaria de Cultura, quienes pueden responder a interrogantes que ustedes tengan con respecto a este evento, pueden contactar su medio en Facebook https://www.facebook.com/CaliCultura/ o te dejamos como contactarlos a continuación:

Horario de atención:  Lunes a viernes 8:00 a.m. a 12 p.m. y de 2 p.m. a 5:30 p.m.
Teléfono: (57+2) 8809188
Dirección: Carrera 5 No 6-05 Oficina 108
Coordinadora: Luz Aydé Moncayo Giraldo
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mundialdesalsa.Com